Ultimas Noticias

Mal de Otros

Es muy fácil criticar el mal de otro en circunstancias que no hemos enfrentado. Y es fácil no ver nuestro mal cuando no ha sido puesto a prueba. O cuando todo el mundo (nunca es todo el mundo) hace lo mismo que nosotros.

 

Resulta auto gratificante considerarnos buenos cuando nos comparamos con quienes  consideramos peores que nosotros. Nos sentimos buena gente aunque no estemos suficientemente comprometidos con la justicia o hacemos lo que la mayoría de la gente hace. Pero, ¿Acaso no soy cómplice de que los negocios que respetan los derechos de sus trabajadores cierren porque compro en otros más baratos que sabemos que no los respetan? (Hoy podemos informarnos muy bien de todo esto) ¿No es hipócrita hacer esto y luego manifestarnos por los derechos laborales ¿No criticamos aquello que moralmente es parecido a lo que hacemos nosotros?

Supongamos que podríamos mandar a otro planeta a todos los asesinos, agresores, terroristas, violadores y ladrones… quedándose aquí sólo la gente normal ¿Sería un mundo libre del mal? Yéndose los muy malos ¿Ya no habría odio, egoísmos y traiciones? ¿Viviríamos en una película de Walt Disney? Sabemos que no.

No se trata de sentirnos mal o bien (eso no cambia la realidad) sino de conocer la verdad y tomar decisiones al respecto. Ningún acto de nuestra vida cotidiana es inocente. Decir que, ante el hecho de que más de 7.000 millones de seres humanos ocupan el planeta, un número en aumento, no hay otra forma de comer y vestirse que no sea mediante la explotación, la esclavitud y la tortura es la afirmación más obvia. Es la afirmación expandida utilizada para todas las desigualdades de derechos. Desde que no sea yo o uno de los míos el sacrificado, no pasa nada”

«El silencio ante el mal no es inocencia. No actuar es hacer algo»

Siempre podemos quitar hierro al asunto y sentirnos mejor. Pero las ofensas son reales e importantes (y esto es algo que lo tenemos claro cuando el mal es contra nosotros). Que todo el mundo participe de un mal no hace que ese el mal sea menos grave. Eso es lo que todos pensaban cuando la esclavitud era socialmente aceptada y podías beneficiarte de ella. Mirar para otro lado.

En cuanto a la moralidad y responsabilidad de nuestros actos, tampoco es lo mismo contra quien se comete la ofensa. Con todos los respetos, no es igual aplastar una flor, una mosca que a una persona. Matar o machacar a un ser humano es mucho más grave. El problema del mal y del pecado (una orientación negativa de nuestra existencia) es que nos puede parecer poca cosa si nos comparamos con quienes consideramos peores. Pero el problema es que nuestro mal es una ofensa principalmente contra Dios mismo. Y esto lo convierte en algo más grave. En primer lugar porque un mal contra nuestro prójimo es también una ofensa contra Dios. Y Dios es justicia además de amor y compasión. La Biblia es realista al afirmar que «si decimos que no hay pecado en nosotros nos auto engañamos y estamos diciendo algo que no es verdad. Pero si reconocemos ante Dios que hemos pecado, podemos estar seguros de que él, que es justo, nos perdonará y nos limpiará de toda maldad (1ª Juan 1, 8-9).

Jesús experimentó en la cruz las terribles consecuencias del mal, Dios se enoja con la gente que nos hace daño porque nos ama. Eso también quiere decir que también se enoja con nosotros cuando, a causa de nuestro egoísmo, hacemos daño a los demás.”

Dios te bendiga!

Compruebe también

Levántate, y manos a la obra…

 …Levántate, y manos a la obra; y Jehová esté contigo…” 1 Crónicas 22:16 1. LEVÁNTATE. a) …

Perfeccionando

Cuando Dios restaura a algo, sea una familia, un matrimonio, o una persona, lo que …

Déjanos tu comentario